Dormitorios de bebés
0 votos

Dormitorios de bebés

Los dormitorios de un bebé son salas muy especiales, llenas de amor, que, además de ofrecer un clima relajado y bonito al recién llegado, deben ser cómodas, funcionales y seguras.

A la hora de decorar este cuarto tan querido hay que verter todo el cariño, huir de tópicos y crear un lugar cálido y acogedor, donde, además podamos echar a volar la imaginación.

Antes de empezar

Aunque no se puede hablar de normas cuando uno decora, en el caso de un dormitorio de bebé se recomienda tener cuatro factores como guía de trabajo: sencillez, limpieza, claridad y seguridad. Tras esto cualquier esto decorativo puede ir bien, moderno, romántico, vintage, pop o clásico.

No se debe abarrotar el cuarto, la luminosidad deberá ser una conjugación del tono de las paredes, las luminarias elegidas y las ventanas, y debemos tener en cuenta que durante los primeros años tanto madre como bebé van a pasar mucho tiempo en el cuarto y, más tarde, el niño pasará allí más jugando y estudiando sólo, con lo que las barreras y peligros deben ser mínimos.

Otras de las cuestiones es que este espacio debe ser higiénico: evitaremos muebles, textiles o decoraciones que acumulen o retengan el polvo, organizaremos el mismo para que el aseo del cuarto sea fácil y será útil optar siempre por lo natural.

[youtube Kkkc5DZefQY&feature=related]

Paredes

Las paredes pueden decorarse con colores suaves, que relajan, tanto los típicos rosas y azules, como otros más ‘unisex’ como amarillos, beiges, lilas o cualquier tono pastel. A partir de los 2 años podemos añadir más toques de color. Tanto si son pinturas como papeles lo mejor es que sean lavables y de ingredientes no tóxicos.

Los personajes infantiles pueden reinar en el cuarto con proporción tanto en pegatinas, papel pintado, pinturas, cenefas. La recomendación es que se coloquen de manera  ‘reversible’ como en el caso de cuadros, apliques o vínilos removibles que se puedan cambiar cuando el pequeño crezca.

En este sentido, además, podemos optar por medidores divertidos, estrellas o muñecos que brillen en la oscuridad o incluso lienzos de pared para que mamá e hijo jueguen a pintar sin sorpresas. Una advertencia: decorar las paredes debe ser una labor equilibrada, ya que un exceso de estímulos puede colaborar al nerviosismo o falta de atención del bebé.

Luces

Se recomienda normalmente tener dos clases de luces ‘artificiales’: una en el medio de la habitación de intensidad normal y otra en la pared, cerca de la cuna, más difusa y suave. Esto sirve para atender al bebé por la noche sin alterarlo y poder ayudarle a volver a conciliar el sueño. Hay quien para esto prefieren una lámpara de mesa o, incluso, de carrusel que proyectan dibujos sobre el techo e incluyen música para mecer al retoño.

En cuanto a las ventanas siempre son buenas para emplear luz natural y ventilar, pero elegiremos unas buenas cortinas, hipoalergénicas a ser posible, que filtren la luz durante las siestas diurnas del bebé.

[youtube WrNkOgyrUM0&feature=related]

Muebles

Aquí es donde más se debe tener claro lo de la sencillez, ya que se suelen acumular gran cantidad de juguetes y complementos que pueden convertir el cuarto en un caos.

-Lo básico: cuna, cambiador y un armario o cómoda. Si se quiere se puede añadir una mecedora o sillón para la mamá.
-Los organizadores de juguetes serán muy importantes y probablemente también tendrás que añadir una mesa de juegos, un parque para cuando gatee y ande. La variedad de estos dos últimos es inmensa, un consejo útil a la hora de elegirlos es que sean de largo recorrido o que se adapten a varias etapas de bebé.

-Otro consejo es que tanto estos elementos como los juguetes sean didácticos, sin pilas, multifuncionales y eficientes. Por ejemplo, la cómoda puede ser al tiempo cambiador y los juguetes o almacenadores apilables.

-En cuanto a las cunas, el tamaño más común es de 60×120 centímetros, pero puedes encontrarlas de otros tamaños para que se ajusten con las medidas del dormitorio. Eso si, los colchones deben ajustarse completamente a ellos y hoy se pueden optar por materiales modernos e higiénicos como el látex, viscolátex o viscolástica. Esta primera cama dura hasta los 2 años de edad del niño como mínimo, así que vale la pena hacer una buena inversión en ella. Hay incluso cunas convertibles en camas infantiles o sofás.

[youtube 5QP9khuUo3Q&feature=related]

Seguridad

Una de las tareas que no debemos dejar de lado, sobre todo a medida que el niño gatea y anda, es la de eliminar peligros del ‘terreno’. Lo primero es tapar enchufes, y poner seguros en cajones y puertas. Hay que evitar tener baldas y objetos frágiles a su alcance. Los muebles que estén a su alcance es mejor que tengan esquinas redondeadas, pero si esto no es posible existen protectores para evitar las aristas. Si queremos tener espejos que sean de plexiglass.
En esto debemos prever cunas con los barrotes separados entre 4 y 7 centímetros (para que no puedan meter la cabeza entre ellos)y con una altura suficiente para que si el niño se pone de pie no pueda caerse afuera.

[youtube qHcSOlp25PI]

Otros posts que os pueden interesar:

Imágenes : Decoración diez, d decoración, Micasarevista, Bebes Guía

Etiquetas : , ,

Gracias por compartir :)

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Sin Comentarios